Antes
Después
María Alejandra Álvarez

Haber nacido con esta condición me ha enseñado todo lo que soy, mi carácter, mi manera de ver la vida, de solucionar absolutamente cada situación que se me presente en la vida, me enseñó que no importa que pase, todo tiene solución y todo se trata de ver las cosas desde otra perspectiva, sí, nací con una situación diferente, pero eso me enseñó cosas hermosas, conocí en todo mi proceso, seres humanos a quienes quiero, admiro y respeto, vuelvo y digo, gracias a mi condición, soy la persona que soy hoy en día, nada me impidió soñar, jugar, crecer, llorar, reír, enamorarme, trabajar, me enseñó que nada se interpone en el camino más que las barreras que tú mismo te pongas en la vida, y gracias a Dios a mi familia y por supuesto a Fisulab.

He superado muchos retos, muchas cirugías, dolores, momentos angustiosos, de desespero, de preguntarme, por que a mi, por que me miran, por que no juegan con migo, por que, por que, por que…. miles de porqué pasaban por mi cabeza, tuve que superar muchas cosas, y tener siempre la frente en alto, demostrarle al mundo que no es nada que no pueda superarse, pero, a pesar de todo esto, siempre tuve la fortuna de tener un carácter fuerte, de saber que no tengo que avergonzarme de nada, al contrario, sentirme muy orgullosa de quien soy y de todo lo que he logrado, de que cada esfuerzo hizo mi corazón mucho más noble, fuerte, comprensivo, aprendí a aceptar las cosas que no puedo cambiar, y mejorarlas, a hacer de cada amenaza una oportunidad de ser mejor, y gracias al esfuerzo de muchas personas, acá estoy, más feliz y orgullosa que nunca, de quien soy y lo que he logrado.