Qué cirugías necesita un niño con labio y paladar hendido?

cirugias nino paladar hendido labio fisurado

“Se dice que los niños nacidos con esta condición requieren muchas cirugías”

Esta premisa no es completamente cierta; pues si necesita cirugías, pero necesita las cirugías precisas. Ni más ni menos y para esto es muy importante apuntar a que cada una de las realizadas tenga el mejor resultado posible.  Por esto hay que velar por la máxima calidad de cada una y para ello es muy importante estudiar la experiencia y el conocimiento de los cirujanos que la realicen.

En los casos de fisura completa de labio y paladar hay cirugías indiscutibles:

  • El cierre del labio o Queiloplastia se realizará alrededor de los tres meses de nacido el bebé, cuando tenga las condiciones de peso y salud requeridas y tiene como fin corregir el defecto visible en la cara.
  • El cierre del paladar o palatoplastia se realiza alrededor de los 10 meses de edad y tiene como objetivo cerrar el defecto del paladar independizando la cavidad oral de la nasal para facilitar el desarrollo del lenguaje y mejorar la alimentación. Idealmente se realiza antes del primer año para que cuando el bebé diga sus primeras palabras lo haga a expensas de un paladar recuperado.
  • Después de estas dos cirugías realizadas durante el primer año de vida, viene un periodo de latencia en el que se espera para que el bebé crezca y vaya desarrollando su lenguaje. Si el niño empieza a hablar y su habla no es clara y presenta características típicas de la condición, es posible  que tenga una Insuficiencia Velofaríngea residual que deba ser diagnóstica y tratada por fonoaudiología en coordinación con Cirugía Plástica y luego de un diagnóstico concienzudo, es probable que requiera una segunda intervención en el paladar blando. Idealmente esta debería ser antes del ingreso a la escolaridad para que las alteraciones en el habla no le generen interferencias en el colegio. Esta cirugía solo es necesaria en el 20% de los pacientes operados del paladar.
  • Alrededor de los 8 años aparece una nueva necesidad quirúrgica: la realización de injertos óseos alveolares. Esta cirugía consiste en poner hueso extraído de la cadera, en la hendidura de la encía para dar continuidad al maxilar superior y permitir la erupción de los dientes permanentes. Para el éxito de esta cirugía es necesaria una preparación en el maxilar que realiza odontología con aparatos de ortopedia oral.
  • Al llegar a la edad adulta la mayoría de los pacientes requieren una corrección final de la nariz, indicada para mejorar la apariencia estética, ya que frecuentemente se encuentran desviaciones que deben corregirse. En términos generales no es conveniente intervenir la nariz sino hasta completar el crecimiento. Esta cirugía constituye la finalización del tratamiento quirúrgico.
  • Un porcentaje menor de los pacientes fisurados, puede requerir una cirugía adicional previa, para armonizar la relación entre los maxilares y la oclusión cuando no ha sido posible con tratamientos de ortodoncia y ortopedia. Esto se hace a través de una cirugía Ortognática o una distracción osteogénica.

Estas 6 cirugías son las más frecuentes en los pacientes nacidos con labio y paladar hendido. No todas son necesarias en todos los pacientes. Sin embargo, algunos pacientes requieren unas más como correcciones del labio o cierre de fistulas en el paladar, por ejemplo. Lo importante como ya se mencionó es que cada intervención quirúrgica responda a una necesidad muy precisa, este muy bien diagnosticada por profesionales con experiencia, y sea realizada de acuerdo con un plan general de atención integral, ya que en ocasiones se requiere la coordinación de intervenciones previas o preparaciones por parte de otros profesionales del equipo para garantizar su resultado.

Por último, cabe resaltar la importancia de los cuidados posquirúrgicos rigurosos para evitar complicaciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *